ALBARRACIN desde el Castillo: (1994)
dimensiones reales: 73cm x 60cm

ALBARRACIN desde el Castillo Visitar Albarracín y no subir a su Castillo es como dejar un buen libro a medias. Allí, próximo a las almenas este bellísimo y carismático pueblo nos ofrece toda su grandeza y su gracia cromática y urbanística. Cobijadas por la agreste sierra, sus casas parecen haberse adaptado a la accidentada geografía formando un caprichoso y serpenteante conjunto que domina a los inclementes elementos naturales.