HOMBRE DE LAS HURDES: (1999)
dimensiones reales: 70cm x 50cm

HOMBRE DE LAS HURDES De experiencia humana habría de catalogarse este cuadro, pintado bajo la influencia de mi primer viaje a Las Hurdes. Ante nosotros un lugareño nos abre las puertas de su humilde hogar, pero lo hace con la desconfianza y hosquedad propia de los nativos hacia el visitante que rompe la intimidad de sus sencillas y duras vidas. No habría de acabar el día sin que supiéramos que bajo ese manto hostil forjado por años de aislamiento, existían unos corazones limpios y francos.